shadow

No son pocas las veces que he oído que la calidad de una historia (o de un protagonista) yace en la de su antagonista. Y no puedo estar más de acuerdo. Es algo obvio que cuanto más difícil lo tenga el héroe, mayor será la tensión y el valor del desenlace tanto para el personaje como para el lector. Esto nos muestra que la valía de un protagonista depende de su antagonista y este suele estar muy mal llevado y poco desarrollado.

No tengo las pautas mágicas para crear el antagonista perfecto, pero sí que puedo hablar un poco de cómo debería ser:

 

antagonista_01

 

El villano

Por lo dicho antes, el antagonista no es más que otro personaje de la obra en cuestión que, casualmente, tiene motivaciones contrapuestas a las del protagonista. Esto genera el conflicto entre ambos y mueve la trama. Hasta ahí, todo correcto.

El problema viene cuando concebimos a este personaje como la encarnación de lo opuesto de nuestro protagonista, es decir, como una meta a superar y no como una persona. Independientemente del género, es muy sencillo citar antagonistas vacíos sin más motivación que «destruir el mundo», «matar al protagonista» o «ser malo porque sí», aunque menos, podemos encontrar otros que están bien construidos y poseen una razón de ser y unas motivaciones. Sin ir más lejos, si tomamos la novela Juego de tronos de George R. R. Martin, los Stark parecen los protagonistas indiscutibles y, por tanto, los Lannister los antagonistas casi desde el minuto uno tras el incidente con Bran en el torreón.

 

 

Si seguimos la saga, vemos que Cersei Lannister no es más que otro personaje que trata de mantener su lugar en el trono mientras protege a sus hijos de aquellos que quieren hacerles daño. Para ello usa todo lo que tiene a su disposición y, para lograrlo, ha de anteponerse a los Stark que pretenden despojarla de esa posición acusándola de incesto y adulterio.

Lo he resumido mucho, pero creo que se puede ver que es un personaje lleno de matices con un pasado y unas motivaciones claras.

 

Algunas ideas

Un método que podemos usar para perfilar a nuestro antagonista es basarlo en un personaje histórico o del folclore y trazar paralelismos en la obra o retorcer algunos aspectos de este.

En la serie de televisión Lucifer, basada en la obra homónima de Neil Gaiman, se nos presenta al portador de luz, Lucifer Morningstar, que cansado del infierno decide mudarse a la Tierra. Tenemos a un personaje que a quien más y a quien menos le suena. Aquí se nos presenta como alguien con problemas paternos y carencias afectivas. Lucifer es «malo» porque su padre lo hizo así, pero no por ello deja de hacer cosas moralmente cuestionables. Es algo similar a un antihéroe.

Esta obra retuerce la concepción de los ángeles como seres puros y al Diablo como un ser de pura maldad, para humanizarlo y darle una psique compleja y unas motivaciones que lo convierten en algo más que «el malo».

 

Podemos resumirlo en que hemos de concebir a nuestros antagonistas como unos personajes más de la obra y que por tanto, han de ser algo más que un nombre que gritar cuando las cosas se tuercen. Su forma de pensar y de actuar ha de responder a un pasado que debemos de crear, igual que lo hicimos para el protagonista.

Recordad haceros esta pregunta: ¿Por qué hace lo que hace? Preguntadle sus motivaciones y sentaros a conocerlo.

 

Un artículo de El cuervo fúnebre para Ateneo Literario.

 

Suscríbete y llévate gratis el e-book

ipad 18 consejos"18 consejos que mejorarán tu novela"

y nuestras check-lists para revisarla

Únete a la aventura de Ateneo Literario

* campo obligatorio

Autor

facebook-profile-picture
Ateneo Literario

Comments

  1. Memo Valera    

    Breve y contundente.
    Excelentes consejos para crear villanos, aunque nunca me ha gustado mucho esa palabra.
    Por lo demás, me pasearé otro rato por este blog.

    1. Ateneo Literario    

      Gracias, Memo.

      Nos alegra que te haya gustado el artículo y que desees pasarte de nuevo por el blog.

      Un saludo.

      facebook-profile-picture

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *