shadow

Hoy vamos a tener una entrada distinta en Ateneo, porque hoy hemos invitado a 5 escritores para que nos cuenten cómo corrigen sus novelas y nos revelen un secretito: alguna práctica o consejo que les haya resultado especialmente eficaz.

 

Cómo corriges tus novelas

 

Estos son nuestros 5 escritores:

 

Inma Cerezo

1. ¿Cómo corriges tus novelas? 

Inma_CerezoCuando acabo de escribir una novela la dejo reposar un tiempo. Normalmente, después del proceso de creación de la misma acabo bastante saturada y necesito haber desconectado de la historia un tiempo para verla desde otra perspectiva.

Una vez he pulido todo aquello que mi ojo puede percibir, lo paso a mis lectoras cero. Siempre es necesaria la visión de otras personas, creo que es algo fundamental, tanto para definir fallos ortográficos y de estilo, así como posibles errores en la trama que se te han podido escapar.

Por último, delego la corrección en profundidad, tanto de estilo como ortotipográfica, a correctores profesionales.

 

2. Alguna práctica o consejo que te haya resultado especialmente eficaz.

Hace un tiempo hice un curso de escritura de novela romántica que me ayudó a conocer muchos detalles y aspectos que a veces se nos escapan, a pulir defectos y malos hábitos en la escritura, centrada en el género al que yo me dedico.

Siempre que puedo compro libros sobre correcciones en aquellos aspectos en los que “flojeo”, pienso que estamos en continuo aprendizaje y con cada nueva novela aprendes algo diferente. Puedo decir que todavía estoy comenzando, aunque tengo varias novelas escritas, muchas están guardadas en un cajón y dudo que salgan nunca de allí.

Otra de mis grandes bazas son aquellos artículos que leo en muchas páginas a las que estoy suscrita, entre ellas la vuestra, donde de forma semanal o quincenal nos facilitáis artículos en pequeñas dosis, que son grandes aportaciones. Si te paras a pensar en ello, tienes gran documentación ahí, al alcance de todos, y de gran utilidad.

Aunque, sin lugar a dudas, he de decir que en mi caso, lo que más me ha ayudado es el proceso de corrección realizado por profesionales, es donde descubres realmente cuáles son los aspectos que debes pulir y aquello en lo que debes trabajar con más profundidad.

En un futuro no descarto apuntarme a algún taller, para continuar expandiendo mis conocimientos, como he dicho antes “Estamos en continuo aprendizaje“.

 

Luis A. Santamaría

Luis A SantamaríaHay una lección que destaco entre todas las obtenidas durante mi experiencia publicando tres novelas: escribir no solo se reduce a que se te ocurran ideas geniales y después plasmarlas en un papel en forma de capítulos que conecten entre sí. De hecho, esa es la parte divertida.

Publicar una novela seria y decente, una que pueda competir con los mejores best-sellers del momento, requiere de un paso extra que marcará la diferencia entre que tu libro se sitúe en la parte alta de los rankings de Amazon o se convierta en un sumidero de críticas negativas en Amazon.

Personalmente, he ido creciendo en este apartado. Para mi primera novela, Reflejos en el Espejo, dediqué una sola lectura extra a la corrección. Con El Secreto de Oli me hice con mi pequeño ejército de lectores Beta. El Aleteo de la Mariposa, mi última novela publicada, requirió de casi 6 meses de correcciones y revisiones. La diferencia en los resultados es aplastante.

Estos son, pues, los pasos que empleé para esta última novela:

1. Repasa y corrige

Por muy contento que se esté con la novela que se acaba de escribir, hay una certeza universal: está plagada de fallos. Es lo normal. Durante el proceso de escritura nos centramos en absorber toda la inspiración que nos llega, transformar nuestras ideas en piezas de puzle que encajen y, con suerte, crear algo que emocione al futuro lector. Es, digámoslo de alguna manera, la etapa en la que la creatividad fluye.

Pero cuando hemos conseguido que la historia funcione sobre el papel, hay que pulirla. Es como un enorme bloque de piedra con las medidas exactas para ser una obra maestra, pero a la que hay que pasar el cincel.

Mi consejo es, antes de empezar la corrección, imprimir la novela en papel. Esto evitará que se vea a través de la pantalla del ordenador, que es el formato en el que seguramente se haya escrito.

El aleteo de la mariposa

Primer borrador de El aleteo de la mariposa. Los trazos rojos es la sangre que le produje con mis ataques de cincel.

Existen varios tipos de correcciones, y mi consejo es abordarlas todas:

  • Corrección de estilo: Normalmente se tarda entre uno y dos años en escribir un libro (si no más), y puede ser habitual que nuestra manera de escribir haya cambiado desde que empezamos hasta que terminamos la novela. Para evitar esto, se debe hacer una corrección de estilo. También es bastante usual que hayamos repetido demasiadas veces una misma palabra sin darnos cuenta, o, sin ir más lejos, hayamos caído en uno de los errores más comunes de todo escritor: la repetición masiva de los adverbios acabados en -mente.
  • Corrección estructural o de coherencia: Esto es algo que solamente podemos detectar una vez tengamos la novela terminada. Es común que las escenas y capítulos funcionen muy bien por separado, pero que, al leerlo todo seguido, haya agujeros de guión o partes que no se entiendan. También es posible que hayamos abusado de las frases pasivas, o que le hayamos cambiado el nombre a un personaje (sí, me ha ocurrido), o incluso que tengamos demasiadas escenas con muchos puntos de vista (siempre hay que mantener el punto de vista estático, sobre todo en escenas donde hay más de un personaje; de lo contrario el lector se volverá loco).
  • Corrección ortográfica: Esta es la más sencilla de explicar pero la más compleja de corregir, y es por un motivo muy simple: nuestro cerebro está acostumbrado a pasar por alto nuestros mismos errores. Si escribimos mal una palabra por primera vez, lo normal es que, al releer el texto, volvamos a pasar el error por alto. Muy importante para este tipo de correcciones es tener en cuenta normas básicas de escritura como el “hubiera/habría”, “debe/debe de”, “de arriba abajo” (y no “de arriba a abajo”), etc. Se podría escribir un artículo extenso solamente con normas de escritura.
  • Voz de los personajes: Si queremos crear personajes con personalidad propia, debemos asegurarnos de que los diálogos y acciones de cada uno son diferentes, y siempre con un sentido acorde a su manera de ser. Por ejemplo, no queda bien que un anciano diga “¡mola tío!”, o que un torero perteneciente a la nobleza no pare de decir tacos.

2. Confía en tus lectores beta

Es muy importante hacerse con un puñado de lectores beta (o lectores cero) que estén dispuestos a leer los primeros borradores y no tengan reparo en darte su opinión más sincera. No tienen por qué ser profesionales de la corrección, pero sí ávidos lectores acostumbrados a leer de todo. En mi caso, tengo cuatro lectores cero:

  • El loco de la ortografía. Si algo está mal escrito o una frase no tiene sentido, lo encontrará. Incluso si un dato de la página 351 no concuerda con algo que escribiste en el capítulo 1, sabrá detectarlo.
  • El experto en saber si la historia funciona o si por contra chirría por todos los lados. Es, digamos, el lector beta para la coherencia de la trama.
  • El diseñador gráfico, quien obviamente debe leer la novela antes de diseñar la portada.
  • El pesado que disfruta buscando errores y la mejor forma de solucionarlos.

 

3. Repasa y corrige (otra vez)

Una vez que la novela ha pasado por varios pares de ojos (incluidos los propios), recomiendo releerla una última vez. Ahora que la historia funciona, los capítulos tienen coherencia y los personajes gustan, es el momento de centrarse en cada frase por separado. Analizar si cada palabra u oración es la perfecta para ese momento de la trama. Modificar aquella escena que siempre pensaste que podías mejorar.

Como ejemplo personal, en mi última revisión detecté un error ortográfico bastante grave: había escrito REVOLVER para referirme al arma, y no al verbo. Así, sin tilde ni nada. La novela había sido leída por cuatro correctores (además de por mí mismo), y ninguno nos habíamos dado cuenta de ese detalle.

Hay que asegurarse en esta última revisión de que todo es perfecto, porque una vez se envíe a publicar, no habrá marcha atrás.

 

Clara Tiscar

1. ¿Cómo corriges tus novelas? 

Clara_TiscarCada día, antes de ponerme a escribir, suelo releer lo que he escrito el día anterior. El objetivo es meterme en la historia y poder escribir más fácilmente, no editar, pero si veo alguna falta de ortografía no puedo evitar corregirla.

Una vez he terminado la novela, se la paso a mi lector de confianza, mi pareja, y mientras la va leyendo me va comentando de todo, incluidas las faltas y yo voy corrigiendo.

Después, envío la novela a mi grupo de amigas lectoras y espero sus comentarios. No suelen ser sobre la ortografía, pero a veces me avisan de alguna falta. Con todas las opiniones que he recibido reescribo y arreglo lo que está mal.

Dejo pasar unas semanas, lo ideal para mí son unos tres meses. Leo la novela en voz alta, con la intención de corregirla, y lo hago a medida que voy leyendo. Haciendo esto me aseguro de que el cerebro no se salte ninguna palabra, aunque la experiencia me dice que es imposible corregirlo todo, es lo que mejor me funciona.

Después de eso todavía la leo una vez más, impresa, para ver si encuentro más faltas.

Cuando encuentro una palabra que suelo escribir mal hago una búsqueda en el procesador de textos para ver si la encuentro más veces. También lo hago con otras palabras como sí y si ,dónde, cuándo, signos de puntuación… Las leo todas en su contexto y decido si están bien escritas.

Por supuesto, cuando ya están publicadas, cada vez que alguien me avisa de un error, corro a solucionarlo y a subir de nuevo el archivo a Amazon.

2. Alguna práctica o consejo que te haya resultado especialmente eficaz.

Lo que mejor me funciona es leer en voz alta, haciendo las pausas que corresponden a la puntuación y leyendo lentamente. Para que funcione no puedo tener lo que he escrito muy fresco o mi cabeza va por libre y, aunque lea en voz alta, no leo de forma literal.

No obstante, creo que uno mismo no puede corregir lo que escribe. A no ser que seas filólogo y que tengas unas competencias completas siempre hay cosas que se te escaparán. Lo peor es que, como no eres consciente de ello, nunca podrás corregirlo. Me refiero a cuando piensas que una palabra significa una cosa y en realidad significa otra (infligir e infringir es una muy típica), o cuando donde vives es muy habitual cierta expresión pero a 200km nadie la entiende, eso no lo corregirás por mucho que leas el texto mil veces, lo tiene que hacer un profesional.

Personalmente, creo que la mejor inversión que puede hacer un escritor con su obra es dársela a un corrector, nunca es tarde para hacerlo, si ya la has publicado y has ganado dinero con ella… mejórala, haz que la corrija un profesional.

 

Ana Katzen

1. ¿Cómo corriges tus novelas? 

Ana KatzenYo corrijo mis novelas con paciencia, tijeras y mucho, mucho pegamento. Me explico: lo primero que hago al terminar el primer borrador de cualquier cosa es dejarlo reposar. Admito que me cuesta un montón, pues lo que más quiero es ponerme a pulir la obra de inmediato, pero con el tiempo he descubierto que obtengo mejores resultados cuando me distancio de mis escritos por un tiempo para volver a ellos con la mente despejada.
Después de un mínimo de espera de seis semanas, convierto el archivo de la novela a formato mobi y lo paso a mi Kindle para poder leerla entera sin hacerle cambios. Hago una lectura rápida preliminar para refrescar la memoria, que me toma dos días a los sumo. Luego me dispongo a corregir. Pienso que es conveniente ir de lo macro a lo micro: hay que corregir primero el argumento antes de siquiera pensar en si tal metáfora funciona o no. Hago una segunda lectura en la que busco cabos sueltos y agujeros argumentales por los que podría pasar una manada de elefantes, y voy anotando todo en una libreta. Luego, me pongo a solucionar esas metidas de pata con tijeras y pegamento: recorto, desecho y rehago.
Dejo reposar el manuscrito por una o dos semanas, paso el archivo corregido a mi Kindle y hago una tercera lectura. Ya con los errores más graves fuera de la escena, puedo permitirme ir de capítulo en capítulo en busca de incoherencias, información innecesaria, datos incorrectos y demás. Una vez más, voy anotando los errores y los corrijo en el manuscrito. Luego, corrijo erratas y errores de sintaxis (comunes en mí por vivir en un país angloparlante).
Por fin la novela está lo bastante decente como para pasársela a mis lectores beta (esas pobres almas en desgracia  a las que torturo con mis escritos). Si bien algunos escritores no usan lectores cero, para mí son indispensables. Lo descubrí con mi primera novela y lo comprobé con la segunda. Sin mis lectores cero, ambas novelas habrían sido tremendos desastres. Uso los reportes de mis lectores para solventar errores que yo no haya visto y, una vez más, uso tijeras y pegamento: recorto, desecho y rehago. Ahora sí, la obra está lista para el corrector profesional.
El proceso entero me toma alrededor tres meses, incluyendo el reposo del manuscrito. Podrá parecer mucho, pero prefiero mil veces tardar mucho a sacar una novela con más agujeros que un colador de pasta.

 

Cuatro escritores que te cuentan sus métodos de corrección. ¿Qué te ha parecido la entrada? ¿Te ha resultado útil? Esperamos que sí. Pero ¿y tú?, ¿cómo corriges tus novelas? ¿Nos lo cuentas en los comentarios?

 

Y si te ha gustado el artículo, ¿lo compartes?
Gracias
🙂

Fotografía: Patrick Tomasso, Unsplash.

 

Suscríbete y llévate gratis el e-book

ipad 18 consejos"18 consejos que mejorarán tu novela"

y nuestras check-lists para revisarla

Únete a la aventura de Ateneo Literario

* campo obligatorio

Autor

facebook-profile-picture
Ateneo Literario

Comments

  1. Piper Valca    

    Me gustó mucho el artículo, ya que me sentí bastante identificado con cada uno de los autores y me brindó una que otra idea al momento de corregir. Excelente

    1. Ateneo Literario    

      Gracias, Piper.
      Nos alegramos de que el artículo te haya resultado de utilidad.
      Un saludo y feliz domingo.

      facebook-profile-picture

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *