shadow

Cuando yo era pequeña, mi madre me leía un cuento llamado “El dragón pastelero”. Desgraciadamente, no recuerdo su autor. En el cuento, el dragón asediaba una ciudad que vivía de vender pasteles y pedía como peaje —para poder salir y entrar a la ciudad— un tanto por ciento de los pasteles que salían …